#

Piénselo otra vez

El supuesto modelo primario exportador

Edición de n 2011

Es un mito que el desarrollo reciente del Perú se sustente en la mera explotación de sus recursos naturales

 

por SANDRA BELAUNDE Y HÉCTOR COLLANTES

 

Sin_t_tulo-52_col1“El Perú es un país primario exportador”

DEPENDE DE QUÉ IMPLIQUE ESE TÉRMINO. No existe una definición teórica firme sobre qué es ser un país primario exportador. Ahora bien, es cierto que en las mediciones hechas para identificar la participación de los recursos naturales en las exportaciones de los países, el Perú siempre ha figurado. En el largamente citado documento Natural Resource Abundance and Economic Growth de Jeffrey Sachs y Andrew Wagner, por ejemplo, el Perú es clasificado como el cuadragésimo país entre 211 territorios cuyos  recursos naturales representan la mayor proporción dentro de sus exportaciones. Este porcentaje, durante el período 1970-1990, fue de 15%.

Sucede que en la exportación de recursos naturales el Perú es competitivo, especialmente en la agroindustria y la minería. De hecho, el análisis de competitividad que hizo Michael Porter para el Perú destacó al sector de minerales por encima de los demás, con lo que muestra un país muy dependiente de sus commodities. Pero la minería no es al Perú lo que los hidrocarburos a Omán, Kuwait o Venezuela (puestos 1, 2 y 21, respectivamente). Es más, el puesto alcanzado por el Perú lo ubica justo por detrás de Irlanda y delante de Holanda. Ocurre que la minería, si bien importante en las exportaciones (ahora un 60% de éstas), no es tan determinante en otras cifras de la economía interna, pues representa sólo un 10% del PBI; la mayor parte del PBI se explica por el sector servicios. Y la composición minera casi paritaria de metales básicos y preciosos entre las exportaciones ofrece una suerte de cobertura natural ante los vaivenes externos, ya que, a grandes rasgos, el oro tiende a subir cuando la economía está mal y el cobre cuando la economía va bien. Y en medio de noticias mixtas de la economía mundial, ambas cotizaciones crecen hoy. Por tanto, si lo que se quiere sugerir con la etiqueta de “primario exportador” es una economía totalmente vulnerable a un único o unos pocos commodities, sin aporte de valor agregado y sin viabilidad futura, decir que el Perú está en esa categoría es una burda exageración: su dependencia de los recursos naturales no es mucho mayor que la de muchas economías modernas y sanas.

 

“La exportación de recursos naturales es mala para el desarrollo económico”

TODO LO CONTRARIO. La teoría de la Maldición de los Recursos Naturales (en boga entre los ochenta y noventa) afirma que los países que cuentan con abundantes recursos naturales económicamente crecen a menor nivel que los países que no tienen dichos recursos. La mentada investigación de Sachs y Warner sí encontró que crecían más lentamente los países que más materias primas exportaban como parte del total de sus exportaciones. Este análisis se hizo para el período de 1970 a 1990. Pero observando un horizonte temporal más grande otros observadores encuentran diferentes resultados. Entre ellos están la economista suiza Christa Brunnschweiler (para quien entre 1970 y 2000, los países con más recursos naturales crecieron más rápido que los demás), el profesor de la Universidad de Columbia Xavier Sala-i-Martin, los economistas del Banco Mundial Daniel Lederman, William Maloney, entre otros. La objeción que se hace es que las exportaciones de commodites sobre el total de exportaciones o sobre el PBI no son medidas adecuadas, ya que –como el huevo y la gallina– no se puede saber si los países no han podido crecer económicamente debido a su dependencia de los commodities o es que son muy dependientes de éstos debido a que no han podido crecer económicamente. Asimismo, cifras más recientes como las del Banco Mundial de 1997 sobre Riqueza de Recursos Naturales (tierra arable, minerales, petróleo y áreas protegidas) indican que los países con más riqueza natural por habitante eran Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Noruega. Uno difícilmente podría argumentar que gozar de abundantes recursos naturales hizo más pobres a estos países cuando éstos fueron descubiertos. Además, de acuerdo con el Banco Mundial, por cada país con la maldición de los recursos naturales hay un país rico en recursos naturales que los ha manejado adecuadamente y ha generado mucho crecimiento.

 

“La abundancia de recursos debilita la capacidad estatal”

TAMPOCO. La Maldición de los Recursos Naturales también estipula que la riqueza en aquellos recursos puede llevar a una falta de institucionalidad en el país. En otras versiones, se añade que los recursos naturales causan autoritarismo y desórdenes civiles. Y, a su vez, frágiles instituciones podrían fomentar la explotación informal de los recursos. Lamentablemente, Latinoamérica ha servido de ejemplo de esta teoría, ya que México, el Perú y Ecuador, ricos en recursos naturales, tienen una larga historia de autocracia. Sin embargo, esto es más una coincidencia que una confirmación de dicha teoría. De acuerdo con estudios de respetables investigadores a nivel mundial, no existe una verdadera relación negativa entre recursos y gobierno. Brunnschweiler y el economista Erwin Bulte concluyeron que la causalidad es inversa: los países con más riqueza natural tenían una menor probabilidad de caer en guerras civiles. Para Víctor Menaldo y Stephen Haber había una variable omitida en la discusión sobre el autoritarismo: era la débil capacidad estatal la causante simultánea de la dependencia de recursos naturales y de longevos autoritarismos. Por supuesto que países con una baja institucionalidad, ya sean ricos o pobres en recursos naturales, van a tener un bajo crecimiento económico. Como dice Claudia Cooper, investigadora asociada al Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico, el desarrollo institucional es uno de los flancos que falta fortalecer en el Perú, pero es una tarea, del día a día, con resultados a largo plazo.

 

“El crecimiento económico peruano es meramente primario exportador”

OTROS FACTORES SON TAN O MÁS DETERMINANTES. El modelo de crecimiento económico peruano es oportunista en las industrias que lo sostienen. El Perú apuesta por la apertura comercial y la desregulación con varias reformas a medio camino (como la laboral o tributaria) desde hace más de 15 años. Es resultado de esto que se haya insertado al mundo con los productos en los que tiene ventaja comparativa, los primeros de los cuales son sus abundantes recursos naturales. Esto sorprende poco desde una perspectiva histórica. Puede decirse que Estados Unidos aprovechó su petróleo y otros minerales como el cobre (que todavía produce en gran cantidad) para acelerar su crecimiento. Incluso, en nuevos estudios históricos para Inglaterra, un autor como Robert Allen en The British Industrial Revolution in Global Perspective encuentra que la disposición de carbón ­–a pesar de los altos sueldos– fue clave para el desarrollo industrial del Reino Unido. Simples modelos de comercio internacional, como el de Heckscher-Ohlin, hallan terreno en estas explicaciones. Así, el Perú no deja de aprovechar sus recursos naturales (minería y poco a hidrocarburos) y exporta lo que puede según lo permitan los recursos y salarios que tiene. Sin embargo, esto no quiere decir que el modelo económico actual se sostenga únicamente en sus exportaciones primarias. Una enorme gravitación está puesta en la inversión privada que acompaña al consumo interno de una clase media que crece. Ésta ha sido una tendencia sostenida en los últimos años y todavía vigente. De hecho, a manera de ejemplo, al revisar el crecimiento interanual del último trimestre del 2010 (9.2%), el Instituto Nacional de Estadística e Informática indica que la mayor contribución de esta alza provino del sector de otros servicios (3.2 puntos porcentuales), seguida de manufactura (2.08 puntos porcentuales), comercio (1.44 puntos porcentuales) y construcción (0.87 puntos porcentuales). Todos estos aportes superaron los 0.50 puntos porcentuales dados por la minería e hidrocarburos, todavía positiva, entre otros sectores que se contrajeron (como pesca o agua y electricidad).

 

“Se está profundizando la exportación de materias primas sin que haya desarrollo de otros sectores”

FALSO. Otros sectores productivos ya son competitivos y vienen ganando más presencia internacional. Así lo señala Claudia Cooper, para quien en el Perú todos los sectores están ganando productividad y el país ya exhibe sectores donde existe tecnología de punta más allá de la que emplea el sector minero. Así, el ramo financiero ya es un sector competitivo, si bien aún no exporta esos servicios. De manera parecida, los sectores de servicios y de comercio retail muestran altos niveles de competitividad en el mercado interno. Y a ellos podrán sumarse otros sectores a medida que siga la recapitalización del país. Recuérdese que recién en el 2006 volvió a tenerse el PBI por habitante de 1970. Y ya hoy en día, las empresas se han expandido; nótese, por ejemplo, la internacionalización de Hochschild Mining y más allá del sector minero, la llegada de Ferreyros a Centroamérica o el intento de Graña y Montero por ingresar a Chile, para no citar los conocidos casos de Aje o Belcorp.

 

“El modelo actual ha desindustrializado la economía”

AL CONTRARIO, GENERA INDUSTRIAS MÁS SÓLIDAS. El Perú no produce televisores, carros ni celulares como lo haría a través de una costosa política de industrialización dirigida sin garantía de sostenibilidad futura. En cambio, ha venido generando industrias de soporte a sus sectores exportadores que crecen lentamente y siguen pequeñas frente a las industrias extractivas. Sin embargo, por crecer en un entorno desprotegido y en libre competencia son más competitivas que las pesadas industrias de antaño. Los sectores exportadores pueden servir de palanca para diversos desarrollos. Como señala Cooper, el país tiene más capital por trabajador que el que tenía antes, por lo que es momento de acelerar para ganar competitividad. Pero para aprovechar al carro que lleva más impulso deben hacerse carreteras –también ya ha habido importantes avances en infraestructura– y entrenar mecánicos (técnicos relacionados con el sector). Una educación pragmática alrededor de los sectores exportadores permitirá que se siga creciendo en los sectores no primarios y se mire hacia adentro. La otra parte –para seguir con la analogía– tiene que ver con los pilotos: falta una estructura empresarial menos concentrada en pymes, ya que son las empresas medianas y grandes las que utilizan alta tecnología. Una mezcla de mecánicos y pilotos ya inició un silente crecimiento, ya que, de acuerdo con cifras de APOYO Consultoría, la mayor parte de los subsectores industriales han duplicado sus ventas en los últimos cinco años. Se proyecta que la manufactura no primaria crecerá 9% este año, casi el doble de lo que era en el 2000, lo cual es equivalente al 12% del PBI. El subsector con mayor crecimiento, la industria metalmecánica, representa el 12% de la manufactura no primaria y con unos US$2,700 millones es como 2% del PBI total. Este sector incide en la construcción inmobiliaria, retail, infraestructura e industrias extractivas, entre otros. A guisa de ejemplo, la Sociedad Industrial de Artículos de Metal calcula que la fabricación de productos relacionados con la construcción ha crecido 15% en el 2010 y crecería 26% este 2011. Y eso que la industria metalmecánica ha cambiado del modelo básico de fabricación de equipos de los noventa a uno de provisión de servicios, como montaje, mantenimiento y reparación.

 

“El Perú sufre de enfermedad holandesa”

NO LO PARECE. Aunque un respetable académico como Jürgen Schuldt planteó esa posibilidad hace ya algunos años (Perú Económico, noviembre 2007), lo cierto es que los márgenes de ingreso en los commodities son bastante más altos que los de otros productos y negocios debido a los altos precios y, en muchos casos, a los bajos costos variables. La enfermedad holandesa es uno de los riesgos que pueden traer estos altos márgenes. Ésta se puede dar cuando en un período de bonanza de commodities, las rentas de un país son tales que se aprecia la moneda y el dinero se concentra en dichas exportaciones y se deja de invertir en otras industrias. En el Perú no hay síntomas de una enfermedad holandesa. Mientras otros sectores económicos crecen, no ha habido detrimento de su desarrollo debido al fortalecimiento de la moneda. E incluso este fortalecimiento ha sido menor que en otras partes. De hecho, en la última conferencia de inversiones de Compass Group, Investec Asset Management estimó que el crecimiento nominal del PBI del Perú en el 2010 se debe en 22.2% a la apreciación cambiaria, pero que este porcentaje fue mucho mayor para Chile, México o Sudáfrica (49%, 32.6% y 55.2%, respectivamente) y mucho de este resultado se debió a las políticas cambiarias del Banco Central de Reserva del Perú, destacó Investec.

 

 

PARA SABER MÁS:

Perú Económico Volumen XXX Nº 11, noviembre 2007. ¿Enfermedad holandesa en el Perú? Alertas y síntomas de una patología que puede amenazar el sostenido crecimiento peruano en el corto y mediano plazo

 

 

0 comentarios

Escriba su comentario *





Normas de uso:

Esta es la opinión de nuestros lectores, no de PERUeconomico.com

No está permitido dejar comentarios contrarios a las leyes peruanas o injuriantes

Su comentario no debe exceder los 1500 caracteres

Temas relacionados: Piénselo otra vez

Cuatro falacias sobre la crisis

Edición de s 2011

Se han hecho varios pronósticos generalizados sobre las consecuencias de la crisis y los caminos que seguirán los mercados. Bhagwati cuestiona cuatro de ellos.

Transgénicos: mucho mito y poca información

Edición de l 2011

¿Son las semillas mejoradas monstruos genéticamente diseñados para atacarnos cuando estemos dormidos? ¿Será que en cinco años, de permitir que ingresen al Perú, se …

Dictadores

Edición de a 2011

Puede que los autócratas árabes estén tambaleándose, pero no todos los tiranos del mundo están temblando dentro de sus botas de acero

¿Qué puede reemplazar al dólar?

Edición de i 2011

La propuesta de una alternativa al dólar y el euro para reserva de divisas en los bancos centrales

La sobreprotección contra el dumping

Edición de m 2011

 ¿Es necesaria una norma antielusión del pago de derechosantidumping y compensatorios?   ANDRÉS CALDERÓN

El turismo receptivo

Edición de r 2012

En desarrollo turístico, no todo depende del receptivo. El viajero peruano podría ser aún más importante.

Trabajo infantil

Edición de a 2012

La realidad de los niños, niñas y adolescentes trabajadores (NATs) tiene más aristas de las que comúnmente se debaten. La pobreza no es la …

MICROCRÉDITOS

Edición de n 2012

Los pequeños préstamos seguramente no sacan a la gente de la pobreza ni dan más poder a las mujeres. Pero eso no quiere decir …

Egipto

Edición de a 2011

Del ascenso de los Hermanos Musulmanes a la teoría del dominó de la autocracia árabe. Cinco mitos sobre la revolución de Egipto

“Bolivia va rumbo al desastre económico”

Edición de r 2011

Por motivos políticos, Bolivia es comúnmente percibida como emblema de la más destructiva heterodoxia económica, pero sus indicadores sugieren una (parcial) ortodoxia macro que …

El poder de los medios de comunicación

Edición de 2010

El poder real de la prensa ha sido siempre motivo de discusión. ¿Puede éste realmente condicionar los destinos de un país?

Brasil progresa, pero sin exagerar

Edición de n 2010

¿Brasil le lleva realmente mucha ventaja al Perú?

Mitos sobre la hoja de coca

Edición de o 2010

El cultivo de la hoja de coca en el Perú suscita todo tipo de pasiones y aseveraciones. Sin embargo, no todas son ciertas.

“La piratería”

Edición de t 2010

Sólo dos de cada 100 discos musicales comercializados en el mercado peruano son originales. Haga memoria y recuerde cuál fue la última película que …

“El pisco peruano”

Edición de a 2010

El Perú alcanzó el primer lugar en la exportación de pisco a nivel mundial, lo que a primera impresión podría hacer pensar en grandes …

China: ¿el más contaminante?

Edición de l 2010

China está mucho más comprometida con el medio ambiente de lo que se cree, pero todavía puede –y le conviene– hacer mucho más frente …

No existen las burbujas financieras

Edición de s 2010

Prácticamente todos los medios de prensa en Estados Unidos usan la palabra cuando informan sobre los mercados financieros. Cada edición de The Economist incluye …